Make your own free website on Tripod.com

 

ORDIZIA


   Se sabe que Alfonso X el sabio, fundó el pueblo en 1256 dentro de un plan general en el que también fueron fundados Segura y Tolosa. En un principio el pueblo estaba situado alrededor de la Ermita de San Bartolomé y su nombre era Ordizia. Más adelante, fue el mencionado rey quien le cambió el nombre mediante un derecho adquirido en Sevilla el 30 de junio de 1268. Además le concedió las mismas ventajas y fueros que disfrutaba Vitoria ( hoy en día Vitoria-Gasteiz) y también el derecho de no pagar al rey los derechos pertinentes. Sancho IV  El Valiente fue el sucesor de Alfonso X y ratificó los derechos especiales anteriormente adquiridos. Además de esto adjudicó mayores derechos para no pagar impuestos mediante un decreto firmado en Valladolid.

    Ordizia participó en la asamblea de Getaria en el año 1387, como consta en la lista de participantes, siendo ésta la más antigua que se ha guardado.

    En 1467 recibió una nueva ley de Madrid dada el 14 de enero, en la cual el rey Enrique IV  libera al pueblo de pagar 2.000 maravedis anuales y otro tipo de impuestos dados los servicios que éste ofrecía al rey.

    Algunas casas de los pueblos aledaños de Alzaga, Arama, Ataun, Beasain, Gainza, Itsasondo, Legorreta, Zaldibia y Lazkao, dada la falta de seguridad que tenían en sus tierras debido a los malhechores y caciques, solicitaron la adhesión a Ordizia para conseguir cobijo y las ventajas de las cuales el pueblo disfrutaba. El 8 de abril de 1339 Villafranca las aceptó como vecinas. Todos ellos firmaron un escrito de amistad el cual fue ratificado por Enrique III en Turegano el 5 de agosto de 1402 y por los Reyes Católicos el 27 de mayo de 1492 en Córdoba. Como consecuencia de la nueva situación, el alcalde de Ordizia adquirió nuevos derechos civiles y criminales, no solo a nivel local sino en toda la circunscripción. Anteriormente los alcaldes de los pueblos anexionados se convirtieron en alcaldes de barrio. De todas formas esos pueblos mantuvieron sus ayuntamientos y consejos, sus terrenos, montes y propiedades y su administración económica.

    Esa unión duró más de 200 años pero cuando desaparecieron las razones de esa unidad, deseando conseguir su independencia y con el pretexto de haber sido ultrajados por la madre tierra, solicitaron la separación. Felipe III fue quien acepto esta petición, pues las arcas del reino necesitaban dinero y la separación entre los pueblos le acarrearía gran cantidad de impuestos. Sin embargo, las casas de Lazkao continuaron unidas a Ordizia hasta febrero de 1648, año en el que recuperaron su ayuntamiento.

    Al quedar Villafranca sola, dado que los gastos del procurador en la asamblea provincial eran muy altos, se unió con Beasain y se les adjudicó el nombre de Unidad de Villafranca. Esta unidad se firmó en 1664 y el 4 de mayo de 1687 entraron en esta unión Arama y Zaldibia.

    Las razones fueron las mismas, es decir compartir los gastos con otros pueblos. El 10 de abril de 1710 entró Ataun en esta unidad pero la asamblea principal no lo aceptó hasta 1712 . En 1741 hubo algunos roces con Zaldibia, en 1768 con Arama y en 1818 con Ataun y Beasain.

    De aquí en adelante Villafranca permaneció sola. En Ordizia se pagaban 27 impuestos de cocina; y en la asamblea provincial, el representante de Ordizia se sentaba en el decimoquinto lugar, al lado del corregidor-presidente.

    En el siglo XVII se sucedieron multitud de incendios aunque todos ellos de menor importancia, puesto que no tuvieron la gravedad del ocurrido el 18 de marzo de 1512. Aquel incendio destruyó el pueblo por completo. En 1859 debió de producirse otro incendio, el cual afectó a una buena parte del pueblo.

    Debido a que el pueblo se parcializó por los liberales en la primera guerra carlista, el pueblo fue atacado por el general Zumalakarregi en 1835. El ataque duró desde el 25 de mayo hasta el 3 de junio cuando, dadas las pocas posibilidades con las que contaba el pueblo, éste se dio por vencido, para posteriormente en 1875 jurar los Fueros Vascos.

    Desde muy antiguo, el pueblo era parte de una comunidad denominada Bozue menor o Villafranca . Esta comunidad aparece por primera vez en un escrito de Sancho El Mayor en Navarra datado en el año 1027. El pueblo recibía una veintiochoaba parte de la explotación de Ernio y de Aralar, la parte convenida en 1409 por "convenio y ajuste". Por medio de ese convenio, Juan de Amezketa fue compensado por Enrique III, rey de Castilla, en el año 1400 recibiendo la definitiva hermandad, al haber reclamado el derecho a esas tierras.

    Esta comunidad hoy en día todavía perdura y es presidida por el alcalde de Ordizia.

    El 17 de abril de 1970 se cambió el nombre de la comunidad pasando a ser Villafranca de Ordizia. El 4 de enero de 1982 se le impuso el nombre definitivo: ORDIZIA.

El Mercado de Ordizia

    El nacimiento del mercado lo podemos ubicar en el incendio que sucedió el 18 de marzo de 1512. Fue tan grande el incendio, que el Congreso General de Zumaia decidió ayudar a reconstruir el pueblo . Además de esto, la reina doña Juana ayudó a la reconstrucción. Para ello el rey dio permiso para que todos los miércoles del año se celebrase el mercado libre.

    De todos modos, el sector terciario siempre ha sido de gran importancia en Ordizia ya que siempre ha habido muchos mercaderes. Es por esto que el mercado semanal ha alcanzado un gran nivel, siendo la base fundamental para la celebración del mercado desde el siglo XVI hasta la actualidad, la gran riqueza rural de la comarca del Oria y el grupo de fábricas y de industrias. La razón de este éxito se puede achacar también a que Ordizia es el puerto sin mar entre la frontera de Navarra y San Sebastián. El mercado ha estado muy enraizado, prueba de lo cual es el fracaso de los pueblos vecinos (Lazkao y Ormaiztegi) al intentar iniciativas similares.

    La plaza del pueblo se quedó pequeña para todos los mercaderes que solicitaron puesto, por lo que se tuvo que ampliar hasta darle las dimensiones actuales. Semana a semana, se reúnen todos los caseros y ganaderos de Navarra, Otzaurte, Brinkola, Zumarraga, Urretxu, Agurain... para la compra-venta de sus productos .

    La construcción de la estación de tren en 1870 dio un gran empujón al mercado y gracias a las comunicaciones actuales mucha gente de la provincia viene a Ordizia.

    El mercado, es una institución comercial y turística, entre las más famosas de todo Euskadi, por su gran capacidad de reunir a mucha gente y por su belleza. Por las mañanas la gente del mundo rural se convierte en protagonista de las calles, y trasmite ese especial ambiente a todos los rincones del pueblo.

    La importancia del mercado se incrementa al ser en este donde se decide el precio de los productos agrícolas para toda Euskal herria, por tanto, podemos afirmar que el mercado de Ordizia se convierte en la "bolsa" de los productos agrícolas todos los miércoles.

 

 

boton_home.gif (1773 bytes)